Acabo en la ducha con mi cuñada tetona

Sabía que mi cuñada tetona estaba en la ducha, así que decidí entrar para admirar su cuerpazo. Y ella, en lugar de avergonzarse y taparse, se salió mojadita y comenzño a chuparme la polla. No podía creerme lo que la muy zorra me estaba haciendo, así que decidí seguirle el juego hasta acabar follándomela en el baño.