Anal interracial con mi dotado hermanastro

Nunca había probado el sexo con un negro pero, desde que mi madre se volvió a casar e hizo que ahora tuviese un hermanastro mulato, la oportunidad se presentó ante mí. Decidí ir a su piso y sin pensármelo dos veces, le pedí una follada anal interracial, donde su enorme polla abrió y rellenó mi culito hasta el fondo.