Cocina y sexo lésbico con mi tía

Como quiero aprender a cocinar, le pido a mi tía que me enseñe en su casa. Ella es cocinera desde hace años y sabe muy bien lo que se hace entre fogones. Tras un rato practicando, decidimos relajarnos juntas en el salón, pero ella entendió otra cosa y terminó besándome, hasta que ambas gozamos de sexo lésbico sobre el sofá.