Complazco a mi padrastro en mi cuarto

Tras llegar del curro, noté a mi padrastro tenso y un poco enfadado con su jefe. Decidí ser buena y ponerle una sonrisa en la cara, así que usé mi cuerpo para ello. Me abrí de piernas en mi cuarto y le ofrecí mi coño sin que mi madre supiese nada, para dejarme follar y disfrutar juntos de un polvazo incestuoso.