Con un cigarro en la mano y desnuda, mi suegra me pide un polvo

No se para que me quería mi suegra, pero al legar a su casa y verla desnuda en la cama, lo tuve claro. Encima la milf estaba fumándose un cigarro de un modo muy sexy, hasta que se abrió de piernas y me pidió sexo. Yo no pude negarme y al final, cogí mi rabo y se lo metí hasta el fondo para acabar con el calentón que ella misma me había provocado y que nos llevó a follar bien duro toda la tarde.