Corrida en la boca de mi querida hermanastra

Al principio no nos hablábamos apenas, ya que no nos conocíamos muy bien. Pero poco a poco mi hermanastra y yo vamos cogiendo mucha confianza y he descubierto que es una cachonda mental. De hecho, hoy me llamó a su habitación y, con nuestros padres fuera, quiso chuparme la polla con unas mamadas intensas, que terminaron con una corrida en la boca, algo que le encantó.