Dando mamadas mi cuñada es una experta

Aunque al principio se muestra tímida conmigo, poco a poco mi cuñada se va soltando la melena y una tarde, hasta terminamos hablando de sexo. De hecho, me comentó que a la hora de dar mamadas, es toda una profesional y le dije que no me lo creía. Pues en seguida, la muy golfa quiso demostrárselo y para ello, me bajó los pantalones y se puso manos a la obra con mi rabo, donde efectivamente dejó constancia de su habilidad.