Dejé que mi hijastra mulata me montase

Después de hacer un postre y enseñarle a mi hijastra mulata, ambos empezamos a merendar y a charlar juntos. Aunque parece que a ella conversar no le va y noté como la muy golfa flirteaba conmigo. En un momento dado, se me fueron los ojos a su escote y ella me dejó probar sus pechos naturales, hasta terminar ambos sin ropa y dándole duro al sexo interracial, antes de que llegase mi mujer.