Dejo que mi padrastro me folle bien duro

Se que ahora somos familia, pero también se que mi padrastro anda todos los días mirándome de arriba abajo. Por eso, cuando una tarde nos quedamos a solas en casa, decidí seducirle con mis tetitas y mu cuerpo joven y prieto, para disfrutar de un buen polvete con él, antes de que mi madre llegase a casa y nos pillase in fraganti.