Desperté con mi padrastro cachondo

Después de un día agotador, mis amigas y yo decidimos echarnos un rato en la cama. Nos quedamos profundamente dormidas hasta que de repente, algo me despertó. Era mi padrastro que estaba restregando su polla dura por mi boca, algo que me sobresaltó. Me dijo que no hiciera ruido para no despertar a mis amigas y al final, decidí aprovechar su calentón y me dejé follar guardando silencio.