El consolador nos dejó cachondas perdidas

Ya la experiencia lésbica prometía ser muy morbosa, sobre todo al ser junto a mi prima. Pero es que encima llevamos un consolador bien grande, que nos ayudó a llegar juntas al orgasmo con mayor facilidad y gozar juntas de nuestros chochitos húmedos y calientes.