Empezamos jugando y acabamos comiéndonos de todo

Sentadas en el sofá de casa, empezamos mirando el móvil y viendo fotos de cuando éramos más pequeñas, pero luego nos fijamos en otras donde salíamos de fiesta y nos comenzamos a hacer mucho más mi prima y yo. La cosa acabó con las dos muy cachondas y jugando a solas, hasta terminar por besarnos y quitarnos la ropa, en lo que fue el preámbulo de una follada lésbica que disfrutamos como nunca.