La flexibilidad de mi prima me la puso dura como una piedra

Un día de visita en casa de mi prima, insistió en presumir de su flexibilidad ante mi y no pude evitar ponerme cachondo. De repente solo pensé en las posibles posturas sexuales que podría hacer con ella y en seguida mi polla acabó poniéndose dura como una piedra. Ella se dio cuenta y no dudó en aprovechar mi calentón, dejándome probar su coño y pudiendo hacer realidad todo eso que me pasó por la cabeza con ella en la cama.