Follo con mi hermanastra culona en casa

Algún día tenía que saltar la chispa por alguna parte y cuando nos quedamos a solas en casa, acabó pasando. Y es que mi hermanastra culona terminó quitándose la ropa y enseñándome sus ricas nalgas, logrando ponerme cachondo y llamando mi atención. Pronto mi rabo se puso tieso y entonces, la muy zorra no dudó en montarse sobre mí y menear sus caderas en una dura follada juntos.