La gorda de mi cuñada y sus tetorras me dieron mucho morbo

No es que sea mi tipo, pero la gorda de mi cuñada siempre me ha dado mucho morbo, con esas enormes tetas y los escotes que siempre lleva cuando nos vemos. Ella sabe que tengo curiosidad por sus curvas y una tarde, me invitó a su casa cuando se quedó a solas y mi hermano andaba currando. La muy golfa me tentó poniéndome sus ubres en la cara y al final, logró ponerme tan cachondo que no tuve más remedio que follármela a cuatro patas.