La guapa cuñada se le puso a cuatro patas en el sofá

Aun no sabe como su hermano ha logrado casarse con semejante mujer, ya que su guapa cuñada es una maravilla para la vista. Lo que no sabe, es que también es una chica muy golfa, a pesar de su pinta de chica dulce. Y es que una tarde a solas con ella, la chica empezó a insinuarse y de repente, la tuvo a cuatro patas dispuesta a probar su rabo allí mismo. Él no pudo negarse y sin dudarlo, se sacó su polla y le dio duro al estilo perrito hasta hacer que se corriese.