La hermanastra mulata se corrió con su pedazo de polla

Siempre fue una fantasía para mi, la de follar con mi hermanastra mulata, una sexy negrita que me pone y mucho. Pero parece que la cosa se iba a convertir en realidad, sobre todo cuando la pillé en el sofá de casa con una sonrisa y en ropa interior. Verla así me la puso como una piedra y como no, terminé metiéndole mano y dándole a probar mi rabo que como se vio, consiguió llevarla al orgasmo y dejar su chochito de ébano bien mojadito.