Hice de sumisa para mis primas y les dejé hacerme de todo

En una de esas típicas charlas con mis primas, les confesé que me gustaría probar a ser una sumisa en la cama alguna vez y parece que una tarde se tomaron en serio mi fantasía. Y es que tras invitarme a su piso, acabaron amordazándome y sacando juguetes de todo tipo, para hacerme de todo en la cama. Yo les seguí el juego y al final, disfruté como nunca de orgasmos, gracias a varios vibradores que tenían guardados para mi.