La tetona de mi tía me tienta para follar

Madre mía, desde que mi tía se ha operado, se ha vuelto aun más buenorra. Encima la tetona parece que ahora siempre tiene ganas de flirtear y el último en caer, he sido yo. La muy golfa me atrajo en el sofá donde me esperaba desnuda y masturbándose, hasta lograr poner mi rabo bien duro y conseguir que le echase un buen polvo a su chochito de cuarentona.