Las medias de rejilla me ponen a cien

Cuando veo algún vestido o prenda sugerente, el calentón que me entra es irremediable. Pero la última vez que me pasó, fue con mi propia hermana y al verla con medias de rejilla, que me ponen cachondísima. Ambas nos sentimos atraídas ese día, hasta el punto de terminar en pelotas sobre el sofá y turnándonos para darnos placer a nuestros chochitos.