Lo que tiene de flaca, lo tiene de zorra

Vi a mi sobrina por la calle volviendo de la universidad y la verdad es que la vi algo flaca. Así que decidí recogerla e invitarla a comer a mi casa, algo que me agradeció y mucho. Quizás lo agradeció demasiado, ya que antes de irse, se metió conmigo en mi dormitorio y dejó que me follase su chochito a cuatro patas, algo que no dudé en hacer.