Mi prima y yo compartimos juguetitos

Mi prima insistió en que fuese a visitarla, ya que tenía una sorpresa. Cuando llegué, sacño un montón de consoladores que se había comprado. Pero no solo aabamos mirándolos, sino haciendo uso juntas. Yo tenía unos en el bolso y, al final acabamos retozando juntas y pajeándonos los coños la una a la otra.