Porno casero con mi cuñada sin que mi hermano se entere

Desde siempre, entre mi cuñada y yo ha existido una cierta atracción, algo que se evidencia cada vez que nos reunimos y ella aparece con un escotazo que deja entrever sus melones. Mi hermano no sabe nada y una tarde, la muy golfa me invitó a su casa para pasar un rato a solas. Yo no esperaba que la cosa pasase de una charla pero al final, nos marcamos una sesión de porno casero en la que incluso nos grabamos en vídeo dándolo todo en la cama.