Saboreé las tetazas de mi hermanastra

Hace poco mi hermanastra pasó por el quirófano y ahora, tiene unas tetazas que quitan el hipo. Así que si ya antes estaba buena, ahora es irreristible y hoy, la muy golfa ha querido enseñármelas. Pero no solo las vi, también pude tocarlas y de paso, probarlas en mi boca. Lo que pasa es que al final, ambos terminamos cachondos y lo que vino después, pues ya podéis imaginároslo…