Saboreo el coño húmedo de mi sobrinita

Todas las semanas, la familia entera nos reunimos para comer juntos y hoy, me tocó a mí hacer la comida. Por suerte, mi joven sobrina se ofreció a ayudarme y acudió antes para echarme una mano. Pero al saber que estábamos a solas, por mi mente pasó la idea de tener sexo lésbico con ella y al poco rato, acabé probando su coño húmedo con mi lengua y pajeándolo con uno de mis consoladores.