Sexo anal muy duro con el semental de mi padrastro

Tenía que aprovechar que mi madre estaba de compras, ya que muchas noches les oigo follar y por sus gemidos, parece que mi padrastro es todo un semental. Así que a solas con él, le seduzco y le convenzo para que me eche un polvo, llegando incluso a practicar sexo anal. Su rabo es una maravilla y lo mueve de lujo a pesar de su edad, terminando con mi trasero bien abierto gracias a la enculada bestial que me dio en la cama.