Sexo salvaje para calmar a mi padrastro

Como no suelo hacer nada en casa, mi padrastro está cabreado y decide echarme una bronca. Pero para calmarlo de algún modo y disculparme por ser una vaga, decido besarle y ofrecerle sexo salvaje, algo que no puede rechazar al ver mi cuerpazo de jovencita, hasta taladrar mi coño con intensidad.