Soy una zorra y mi padre lo comprueba

Reconozco que soy una zorra y nunca rechazo un buen polvo, con quien sea. Y por eso, hoy decidí seducir a mi padre, ya que el morbo de follar con él me pudo. Intentó resistirse, pero me he convertido en una mujer muy sexy y no pudo hacer nada, terminando juntos por gozar de un polvazo inolvidable.