Tengo una hijastra pelirroja que me excita

Intento evitar a mi hijastra pelirroja en lo posible, ya que me pone muy cachondo esa piel pálida y su pelo cobrizo. Pero es que la muy golfa siempre se muestra excesivamente cariñosa conmigo y, cuando no pude más, acabé llevándomela al sofá del salón, para cabalgar su coño depilado mientras mi mujer salía de compras.