Tras pillar a mi hijastra con su dildo, tuve que follármela

Estaba haciendo unos informes en casa y de repente, empecé a escuchar unos ruidos muy raros provenientes del salón. Esperaba cualquier cosa, pero ni por asomo podía imaginarme que fuese a pillar a mi joven hijastra abierta de piernas y masturbándose con un dildo. Intenté hablar con ella y no echarle la bronca ya que es natural darse placer, pero ese chochito me tentó demasiado y al final, la muy golfa me dejó probarlo en un polvazo en medio del salón.