Un trío donde comparto rabo con mi tía

Gracias a mi tía, nos hicimos con una cabaña donde pude pasar un momento romántico con mi chico. Lo que pasa es que ella estaba muy sola y decidí invitarla también, aunque no esperaba que pasase lo que pasó. Y es que tras tomar un poco de vino, nos vimos enrollándonos y marcándonos un trío con mi chico, donde nos turnamos para probar su polla.