Voy a comer a casa de mi abuela y acabo follándomela

Tras las clases, fui a casa de mi abuelita para comer, ya que así me ahorro un dinero en comidas y de paso la acompaño para que no esté sola. Pero no se que nos pasó esa tarde que al final, los dos terminamos cachondos en la cocina y al final, pasamos del almuerzo y nos pusimos a follar en el mismo suelo como dos perros en celo.