Voy a por el pollón de mi tío tras ver como me miraba en la ducha

Las clases acabaron tarde y como me quedaba cerca, decidí pedirle a mi tío pasar la noche en su casa. Él aceptó y nada más llegar quise ducharme, pero le pillé grabándome con su móvil y con su pollón bien duro. Supe lo que estaba pasando y en seguida, me metí en su cuarto para chupársela y disfrutar de un polvazo con él, terminando bien mojada y con mi coño relleno de su lefa.