Abrió los ojos y su cuñada no tardó en lanzarse a por su polla

Con todo este rollo de las fiestas navideñas, en una de esas noches de exceso, este tipo acabó durmiendo la resaca con su cuñada. A la mañana siguiente ella le vio a su lado y notó su empalme mañanero, algo que le tentó demasiado y que al final, la llevó a lanzarse a por su rabo. Él no se esperaba esa reacción y aunque es la mujer de su hermano, no pudo evitar follársela y llevarla al orgasmo mientras se le abría de piernas.