Abuelo, ando muy cachonda y quiero probar tu rabo

Mis padres están divorciados y ahora, ando de un lado al otro en coche para visitarles cada cierto tiempo. Hoy le pedí a mi abuelo que me llevase en su coche y como el camino es largo, paramos en un motel para pasar la noche. Lo que pasa es que yo llevaba días sin sexo y andaba de lo más cachonda y necesitada. Así que sin mediar palabra y tras ducharme, me metí en la cama con él y le pedí que me metiese la polla sin miramientos.