Acabo probando el arnés de mi querida tía

El marido de mi tía es profesor y acepté dar clases particulares con él, pero el tipo está más empeñado en follarme que en otra cosa. Le seguí la corriente y hasta le dejé sobar mis tetas, pero cuando mi tía nos pilló, me llevó a su cuarto. Pensé que me iba a echar la bronca pero en lugar de eso, sacó un arnés y se lo amarró a la cintura, para follarme el coño con esa polla de plástico tan grande.