Acudo a la llamada de mi sexy hermanastra

Lo mejor de la boda entre mi madre y su nuevo marido, es que ahora tengo una sexy hermanastra que además, es más zorra que ninguna otra mujer que he conocido. Tiene mi número de teléfono y, cuando le entra un sofoco, me llama para que le de placer con mi rabo de color. Yo voy a su casa encantado y esta vez, me recibió en lencería y me puso la polla dura como una piedra, para terminar follando duro juntos en el sofá.