El agradecimiento de mi cuñada fue una follada bestial

Tras echarle un ojo a su televisor, mi cuñada se quedó bastante contenta y me ofreció como agradecimiento un poco de dinero, aunque no se lo acepté. Aun así ella quiso darme algo y al poco rato, noté como flirteaba conmigo hasta meterme mano, quedándome claro lo que quería. Sin duda el sexo si que lo acepté y al final, disfruté de la mujer de mi hermano y del polvazo que nos marcamos en el salón de su casa.