Al fin pudo follar con la madre morbosa de su querida mujer

Desde el mismo día que la conoció, empezó a fantasear con la madre morbosa de su mujer. La señora está de muy buen ver y a él parece que le encantan las maduras. Una tarde a solas, empezaron a charlar y la señora empezó a mostrarse más cariñosa de lo normal. Tanto fue así que al poco rato comenzaron a besarse y sin remedio, terminaron en pelotas y follando duro juntos sin que nadie supiese de su desliz.