Aprendo a dar mamadas junto a mi tía

Tengo toda la suerte del mundo por tener a mi tía junto a mí, ya que tiene mucha sabiduría, sobre todo en el sexo. De hecho, hoy me enseña a dar mamadas como debe ser, en compañía de un amigo suyo que ofrece su polla para que, juntas, nos la comamos a lo bestia con nuestras bocas.