Calentón en la cocina con mi sexy primita

Fui a la cocina a por un vaso de agua, pero cuando entré, pillé a mi primita masturbando su coño sobre la encimera. La imagen me impactó y al mismo tiempo, me puso cachondísimo. Así que decidí calmar su apetito sexual, sacándome la polla y follándomela en la cocina, para dejarla satisfecha y provocarle intensos orgasmos.