Compartimos bañera hasta terminar comiéndonos los coños

Quería disfrutar en la bañera y relajarme con la espuma, pero al poco rato apareció mi hermana y me preguntó si me importaba que compartiese la ducha. Le dije que me daba lo mismo, pero cuando nos vimos desnudas la cosa se desmadró. Y es que al final, no pudimos resistirnos a comernos las tetas y meternos mano, hasta que al final nos provocamos orgasmos en una follada lésbica inolvidable.