Comparto cama con mi querido nieto y terminamos follando

De vez en cuando, recibo la visita de mi querido nieto que me cuida y me hace mucha compañía. Hoy me esperaba en la cama para dormir, así que primero me duché y luego fui a dormir con él. Lo que pasa es que antes de cerrar los ojos, los dos nos pusimos en modo cariñoso y al final, surgió una chispa que no tuvo vuelta atrás. Al final acabé sin mi bata y en pelota picada, montando sobre su rabo y gozando de la energía que le puso al polvo.