El coño depilado de su cuñada fue demasiada tentación

Tras acompañar a su cuñada por casa, la rubia no se cortó y se cambió de ropa ante sus narices, enseñándole su coño depilado. El chaval no pudo evitar ver ese chochito y terminó muy cachondo, algo que la muy golfa no dejó pasar. Y es que aunque está casada con su hermano, no pudo evitar echar mano de su rabo y terminó gozando con el polvo que echaron.