Contemplé las ubres de mi hermanastra en la piscina y me la follé

Registrando las cosas de mi hermanastra, vi unos condones y ropa interior muy sexy. Ya empecé a preocuparme por si se estaba convirtiendo en una golfa de cuidado, algo que me quedó claro cuando la vi en la piscina con sus pechotes al aire y haciéndose fotos. Al final contemplé sus tetazas con ganas de probarlas, pero cuando me acerqué a pedirle explicaciones de lo que estaba haciendo, ella decidió juguetear conmigo. Y es que no quería que me chivase a nuestros padres y para ello, me ofreció su coño y no tuve más remedio que follármela allí mismo.