Corrida facial muy bestia para la zorrita de mi cuñada en la cama

Si mi hermano se entera de lo que acabamos haciendo su mujer y yo, seguro que nos meteríamos en un problema gordo. Y es que la muy golfa se me abalanzó en la cama y quiso probar mi polla, algo a lo que accedí encantado. Me la chupó como una profesional y como no, yo respondí finalmente con una corrida facial que dejó su carita llena de mi lefa y a ella, relamiéndose con mi semen en su boca.