Cuido de mi padrastro salido

Se supone que debía cuidar de mi padrastro pero, al bajar al salón, me lo encontré oliendo mis bragas y haciéndose una paja en el sofá. No sabía muy bien que hacer, pero cuando vi su polla dura ante mis ojos, mi instinto me hizo llevármela a la boca y probarla dentro de mi coño a cuatro patas en el suelo.