Deja los platos para darle a su cuñado a probar su chochito

Mientras lavaba los platos, esta morena se percató de como el hermano de su marido la miraba de arriba a abajo. Estaba claro que el chaval quería tema y ella entonces sacó su lado más golfo para gozar de una buena polla. Poco le importó engañar a su marido, así que se puso cómoda sobre la encimera y disfrutó de un polvete improvisado del que nadie jamás supo nada.