Dejamos el flirteo para pasar directamente a follar juntos

Ya hace tiempo que noto como mi cuñada flirtea conmigo de un modo descarado y una tarde a solas, la cosa acabó saltando por los aires. Y es que estábamos tomándonos un tentempié cuando de repente, nos dimos besitos y empezamos a calentarnos juntos. No pudo resistirme a su belleza y a ese cuerpazo natural, así que al poco rato terminé sin ropa y ella no tardó en ponerse a cuatro patas para que se la metiese hasta el fondo.