Dejamos la lectura para follar juntos y acabo con el culo abierto

Tras pasar un día en casa de mi madre, me puse a espiarla mientras se follaba a mi padrastro. Fue una imagen que me puso cachondísima y al día siguiente, no pude resistirme a desfogarme cuando fui a pasar el rato con mi padre. Los dos acabamos solos disfrutando de la lectura en el sofá, pero yo no podía concentrarme y al final, acabó chupándosela y terminé pidiéndole sexo anal allí mismo.